14
Mié, Nov

Nómina // Por: Antonio Barreto Sira @BarretoSira

Opinion

Desde que llegamos a la Gobernación de Anzoátegui hemos activado una política de reivindicaciones laborales históricas. Logramos homologaciones en el sector salud y educación, además, alcanzamos logros que atañen a los jubilados.

Gracias a un esfuerzo sistemático y organizado obtuvimos los recursos para cancelar primas y bonos para sincerar los ingresos de los más de 30 mil trabajadores que laboran en la Gobernación del estado Anzoátegui.

Todas estas iniciativas logradas por nosotros, fueron pulverizadas por las medidas económicas del Gobierno central, que no sólo sometió a todos los trabajadores al Tabulador Nacional, sino que prohibió el incentivo para el beneficio de los integrantes de la administración pública.

No obstante, nosotros seguiremos trabajando y pidiendo el envío y aprobación de los recursos que no son para Antonio Barreto Sira, sino para los trabajadores.

Ante esto, es necesario abordar un tema que ha rondando en la opinión pública. En las últimas semanas se ha hablado mucho con relación a los pagos de la nómina de la Gobernación de Anzoátegui.

Y, responsablemente, debo salirle al paso a las campañas de desinformación que algunos personeros del oficialismo han intentado crear.

Nuestra gestión ha cumplido, hasta la fecha, con todos y cada uno de los procedimientos administrativos de rigor para la obtención de los diversos recursos para la cancelación de los sueldos y salarios de los trabajadores de la Gobernación y de los Instituto Autónomos.

Hemos activado protocolos de trabajo, mecanismos y equipo humano para agilizar los procesos de rutina en administración, presupuesto, tesorería y por supuesto en la dirección de personal. Todo para apresurar los pasos de rigor para entregarles a todos sus funcionarios sus respectivos pagos.

Las demoras que se han presentado no son imputables a la gestión regional, sino a la tardanza del envío de los recursos por parte de Caracas y, además, por la politiquería desatada en el Consejo Legislativo del estado Anzoátegui, donde los diputados del Psuv implementan una Operación Morrocoy para la aprobación de los recursos.

El Gobierno nacional es culpable de las demoras en los pago porque son ellos los que deben enviar los recursos necesarios y a tiempo para saldar estos compromisos, y además es su responsabilidad el invento de pagar nómina de forma semanal.

El desembolso del pago de nómina semana tras semana, puede ser visto de forma negativa o positiva, no obstante es la demora en los envíos de recursos por parte del Gobierno central que ha convertido esta acción en un pleno enredo, perjudicando así a los trabajadores públicos.

Desde estas líneas le aclaro a todos y cada uno de los 30 mil trabajadores que dependen del Gobierno de Anzoátegui, que esta gestión está en pleno movimiento consiguiendo los recursos para el pago de sus sueldos y salarios.

Hasta la fecha sólo se ha cancelado una parte de los aguinaldos, porque desde Caracas no han acelerado  el dozavo para que nosotros podamos depositarles a todos la totalidad de sus beneficios laborales. Y, además les hago un llamado a los trabajadores para que acudan al Consejo Legislativo y les exijan a los diputados que dejen su juego macabro y paren la politización de los recursos para el pago de nómina.

Chip a Cookie