Cambio positivo // Por: Antonio Barreto Sira @BarretoSira

Escrito por Antonio Barreto Sira @BarretoSira el . Publicado en Opinion

Llegó el 2018 y con el renovamos nuestra convicción de lucha por una Venezuela libre y por un Anzoátegui en movimiento que encarne los anhelos de millones de venezolanos y de miles de anzoatiguenses.

Desde este primero de enero emprendimos la materialización del cambio positivo para nuestro estado; vamos a desarrollar una política de acción que le quite por siempre el plasmo a nuestra tierra.

Vamos con todo a atender áreas tan sensibles como la salud, educación y servicios públicos; le daremos calidad de vida a cada anzoatiguense. Seremos un ejemplo para el resto de Venezuela.

Los primeros meses de esta gestión fue de análisis y reconocimiento de la tierra que estamos pisando, fue de estudiar la realidad presupuestaria y financiera del gobierno y trazar las líneas de acción que le darán un giro total a nuestra entidad.

Y ahora, vamos a hacer cosas buenas y bien para edificar un estado modelo para el beneficio de todos los habitantes de Anzoátegui; desde las orillas del Orinoco hasta las cálidas playas de la zona norte se hará sentir el efecto del buen gobierno.

En este 2018 vamos a recuperar todos los espacios públicos; a través de un plan de acción abordaremos las carreteras rurales y urbanas, por ejemplo en el llamado puente de la Volca trabajaremos para su rehabilitación y reacondicionamiento.

Una de nuestras prioridades será el tema del agua, en los distintos Gabinetes Populares Móviles realizados en diferentes municipios del estado, durante la etapa de reflexión y organización del gobierno, obtuvimos de primera mano el clamor social con el tema del acceso al preciado líquido.

Por años comunidades como Píritu, Puerto Píritu, Clarines, Anaco, Santa Ana han padecido por la escasez de agua, y nosotros nos comprometemos a trabajar sobre este asunto y darle solución.

Mediante el Plan Anzoátegui en Movimiento haremos todos los esfuerzos necesarios para que nuestras comunidades tengan agua nuevamente, y para ello abriremos un diálogo con todos los órganos institucionales para alcanzar esta meta.

Este nuevo año estará lleno de trabajo, sacrificios, esfuerzos y mucha dedicación. He girado instrucciones a todo el Tren Ejecutivo de nuestro gobierno para que se preparen porque lo que viene es trabajo del bueno.

Queremos garantizarles salud y bienestar a todos los anzoatiguenses. Reforzaremos las acciones en contra del paludismo, desde nuestra llegada al Gobierno emprendimos iniciativas que han disminuido el impacto de esta enfermedad en los límites de nuestra región.

A través de la fumigación y el abatización permanente, gracias al esfuerzo en la entrega de tratamiento médicos, y por el impulso que el equipo de Saludanz ha realizado a esta lucha, no se han registrado más muertes en nuestro estado por este mal.

Y, nuestro objetivo es que tanto el paludismo, la fiebre amarilla y la difteria, sean erradicados por completo en la geografía de nuestro estado. Queremos un estado desarrollado y esto pasa al obtener un estado con una población sana.

El 2018 será un año de movimiento; nada ni nadie nos detendrán en el cumplimiento de nuestros compromisos con los anzoatiguenses, y por ello extendemos nuestra mano a todos para luchar juntos para la construcción del estado que necesitamos y que merecemos.

Además de los temas de salud, agua, asfaltado y calidad en los servicios públicos, vamos a meterle el pecho al área de alimentación. No queremos ver a ningún anzoatiguense padeciendo por la escasez de comestibles o el alto costo de la vida.

Fomentaremos el trabajo en el campo, desde ya estamos apoyando a los trabajadores, emprendedores y empresarios del área agroalimentaria. Desarrollaremos junto a agricultores y criadores un plan de producción que explote todo el potencial agrario y pecuario de nuestro estado.

La Mesa de Guanipa, la Cuenca del Unare y el Macizo del Turimiquire deben convertirse en el epicentro de la producción de alimentos, que permita darle acceso a productos de diversa índole al pueblo de Anzoátegui.

Esto nos permitirá organizar mercados a cielos abiertos que les faciliten la adquisición de vegetales, frutas, harina de maíz, carnes y otros rubros a los vecinos de las diferentes comunidades. Pondremos en movimiento al campo.

Sí, este año debe ser el del cambio positivo. Vamos a dejar en claro que sí es posible una administración eficiente y que le dé respuestas a la gente. Demostraremos que Anzoátegui es la puerta de la nueva Venezuela.