Nicolás, el “petro” y la campaña electoral presidencial // Por: Alex Vallenilla @alexvallenilla

Escrito por Alex Vallenilla @alexvallenilla el . Publicado en Opinion

Si antes estaban confundidos con todo lo que ha pasado en Venezuela, con el asunto de la criptomoneda, Nicolás ha puesto “la guinda en la torta”, en materia de dejar a más de medio país en una especie de limbo, en medio de una catástrofe humanitaria y social. El asunto de la criptomoneda es un tema que ha sido objeto de burlas y falta de seriedad, que la tiene y la requiere, es tomado por los factores de la Unidad, como lo que llaman una “madurada”, una forma de hacer política irresponsable, que ha dejado al país, derrotas electorales y en la calle, desesperanza y con decepción masiva, desde 2016 y 2017.

Nicolás emitirá de manera pre-minada 100 millones de “tokens” del “petro”. Este proceso tiene que ver con que la emisión la harán los desarrolladores, disponiendo en su bloque cero, o bloque génesis, la cantidad de “tokens” señalados. Eso se llama emitir una criptomoneda de manera pre-minada. La cantidad de monedas se otorgan a quienes los desarrolladores decidan, en este caso, se hará una subasta y se venderán en un mercado primario al mejor postor. Nicolás aspira que su “petro” se coloque según lo que cuesta un barril de petróleo, sin embargo supóngase que el mercado no le acompaña por asuntos de desconfianza y todo lo que ha surgido alrededor de lo que se señala de la economía venezolana y apenas logra la mitad del precio, en esa emisión el régimen estaría captando al menos unos 2,5 mil millones de dólares, que servirán para pagar la campaña de las elecciones presidenciales. Mientras tanto los factores de la oposición, unos siguen en el limbo y otros esperando invasiones extranjeras. Otros, descifrando quienes lanzan la basura en la calle, luego que pasa el camión. De esa forma, el régimen perfila su estrategia rumbo a relegitimarse próximamente por la vía electoral.

A partir de allí, el “petro” si será minable, es decir comenzará a funcionar de manera descentralizada, una vez el régimen haga disponible el algoritmo para que el mercado secundario acceda al mismo. Nuevamente están subestimando al régimen.