22
Vie, Mar

Desconocernos // Por: José Dionisio Solórzano @jdionisioss

Opinion

Cogito ergo sum (Puerto La Cruz)-. ¿Qué sucederá? Sin ánimos de ser vidente o de profetizar lo que pasará, Venezuela entrará en una nueva etapa de incertidumbre política.

Primero, la Asamblea Nacional procederá a desconocer a Nicolás Maduro como Presidente de la República, posteriormente desde Miraflores declararán al Parlamento fuera de la Ley, y se apegarán a la Asamblea Nacional Constituyente para desaparecer al Poder Legislativo legítimo.

Segundo, Maduro obligará con acciones puntuales a que factores de la oposición, ya sean diputados, gobernadores, alcaldes o sencillamente dirigentes de la oposición a que lo reconozcan. En medio de este panorama varios países de América como de Europa desconocerán a Maduro, por lo cual retirarán sus embajadores.

Perú, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, cuidado si algunos países de Centroamérica y del Caribe. Además, Alemania, Italia y tal vez Francia harán lo propio.

En esta ola de desconocimiento el TSJ en el exilio declarará ilegítimo a Maduro, mientras el TSJ en Caracas reafirmará su posición, más allá de la juramentación que realizarán el 10 de enero. Por tal motivo, la descomposición política llegará a niveles insospechados.

Aquí todos nos desconoceremos; aquí el hijo llegará a su casa y desconocerá a su padre o madre, y el esposo a su señora. Entraremos en un estado anárquico que puede desembocar en muchas cosas o simplemente en nada.

Los ciudadanos tendrán una posición importante, al igual que las expresiones de la sociedad venezolana.

Pregunto: ¿Maduro en está en las condiciones políticas y económicas para soportar esta situación? ¿La oposición tendrá la entereza de darle continuidad a esta política? ¿Cuál será el impacto político del cerco diplomático y político que se generará en el continente?

Se vienen escenarios complicados y cada vez más álgidos. La reacción de los ciudadanos de a pie será vital en esta coyuntura; también es un misterio, por lo menos para nosotros los civiles, el ambiente que se respira en los cuarteles, porque una cosa es lo que se declaran a través de los medios de comunicación y otra el sentir verdadero.

Venezuela entra en días complicados, donde se medirán los niveles de compromiso y seriedad. Es la hora de la verdad, donde cada acción u omisión tendrán consecuencias de gran repercusión en la vida nacional. No podemos voltear la mirada hacia otro lado, tenemos que ser actores vivos en esta tragedia política.

Es menester abordar el aspecto económico. ¿Cómo la inestabilidad política agravará la situación venezolana en el mercado? ¿Cómo afectará todo esto al aspecto cambiario? ¿Qué consecuencias de orden económico traerán consigo el cierre de relaciones diplomáticas y comerciales con países de América Latina, Norteamérica y Europa?

Se aproxima un viento de tempestad y no sabemos quién será el  capitán que lleva el barco a puerto seguro.

Chip a Cookie