17
Lun, Jun

¡Se fueron los rusos! - ¡Todos con la UDO! - Noticias que te interesan // Por: Alexis Rosas

Opinion

¡Se fueron los rusos!
Definitivamente los rusos se fueron de Venezuela. Lo anunció en San Petersburgo el propio Vladimir Putin, en conversación con corresponsales de las agencias internacionales de noticias. Nunca se planteó, dijo, montar bases militares en nuestro país, pues los oficiales y profesionales rusos solo estaban cumpliendo "compromisos contractuales con el gobierno". Nada más. Cumplido eso, regresaron a su país.

La declaración confirma lo dicho hace unos días por Trump, lo cual indica que este está mejor informado sobre lo que Rusia hace que el propio Maduro, a quien nadie parece consultar para nada, como corresponde en el caso de una persona que no ha hecho otra cosa que ponerse de rodillas ante sus aliados, sólo para mantenerse en un gobierno en el que muy poca gente quiere que esté, si nos llevamos por las encuestas hechas a los venezolanos y las constantes manifestaciones de la comunidad internacional.

No se les escapará a ustedes la posibilidad cierta de que Trump y Putin estén en la misma jugada, indicios de lo cual se manifiestan en el hecho de que mientras Putin critica las sanciones de Trump al régimen de Maduro, a quien Trump no reconoce como Presidente, Rusia le vende a Estados Unidos el petróleo que Venezuela dejó de venderle a raíz de las sanciones. Lo cual nos dice que estamos metidos en un círculo donde ambos personajes, Trump y Putin, Putin y Trump siempre se encuentran.

Como en la cancioncilla aquella del amor y el interés cuando se fueron al campo un día, Putin se está aprovechando del amor que Maduro pone en la relación para llegar a acuerdos con el enemigo acérrimo de Maduro, que es Trump. Así vemos como Rusia, que hace poco más de un año apenas exportaba 1 millón de barriles diarios a EEUU, ahora exporta nada más y nada menos que ¡5 millones de barriles! Y ese es dinero suficiente como para que Putin, comerciante goloso, decida acercarse a Trump y alejarse de Maduro, toda vez que en el campo, ese día, más pudo el interés que el amor que le tenía. Y no debemos olvidar que en relaciones de los países todo gira en torno  al _business is business_, así que no hay que darle muchas vueltas al asunto: estos caballeros, aprovechándose de las circunstancias, y haciéndose los pendejos, se están arreglando como mejor les parece. Pues yo no creo que Trump haya dado el tubazo -ahora confirmado por Putin- de la salida de los rusos de Venezuela sin que se lo haya informado el propio Putin. Y les digo algo más: si en esa comandita que tienen ambos, se les ocurre sacar a estos revolucionarios de pacotilla para que Venezuela vuelva a tener la vida que teníamos en la cuarta república (¡joder macho, no pido más! ), el que se va a hacer el pendejo voy a ser yo...
¿Y usted, qué me dice?

¡Todos con la UDO!
Visiblemente molestos por la agresión insólita de la que es objeto la Universidad de Oriente, sindicalistas de todas las áreas, públicas y privadas, dirigentes políticos, sociedad civil, profesores, egresados y estudiantes realizaron este jueves una marcha de repudio desde el Alma Mater hasta la fiscalía de Puerto La Cruz donde entregaron un documento en rechazo a la toma del rectorado en Cumaná por parte de un grupo de chavistas, como parte de un plan maquiavélico para ponerle la mano a la universidad. Está ocurriendo esto en varios ámbitos: donde no pudieron ganar, tratan de echar mano para posesionarse, mediante artimañas, amenazas o juicios inconstitucionales a gobiernos e instituciones, mientras las venas abiertas de Venezuela se desangran en las calles sin que se asome en las conciencias de quienes lo provocan el menor remordimiento.

La agresión a la UDO es parte de un plan que esta semana tuvo su segunda parte en la solicitud que hiciera el gobernador de Sucre Edwin Rojas de un juicio por traición a la patria a la rectora Milena Bravo, juicio que como siempre ha sucedido en "revolución" es la crónica de una sentencia anunciada.

Por eso, hay que estar de frente, sin titubeos, decididamente, uno para todos y todos para uno, a favor de la UDO, con un grito repetido por un millón de voces, que llegue más allá de más nunca, hasta el infinito: ¡Basta ya, carajo!
 
¡Qué vaina!, ¿no?

Alexis Rosas
(Viernes 07-06-19)

Pásalo. Evade la censura...

Chip a Cookie