20
Sáb, Oct

Mucha gente piensa, equivocadamente, que el despotismo político-militar implica la existencia de un orden generalizado en la sociedad, en la que ese despotismo impera. No es así. De hecho, puede ser exactamente lo contrario. La situación de Venezuela lo expresa. Aquí impera un despotismo, pero al mismo tiempo el país se deshace en un caos que lo abarca todo. En el imaginario popular se conserva la noción de que los regímenes de Gómez o Pérez Jiménez, en Venezuela, alcanzaron un orden social que estaba asociado con el despotismo, o la llamada “mano dura”. Pero ello no tiene nada que ver con el presente.

Leer más: Anarquía nacional y despotismo mafioso // Por: Fernando Luis Egaña

En la cúspide de su presidencia, cuando arrobaba las audiencias empresariales en Davos-Suiza, al mismo tiempo que cautivaba a las plenarias de extremistas en el Foro de San Pablo, algunos medios de reconocida trayectoria en el mundo lo llegaron a calificar como “el político más popular del planeta”… “Qué tiempos aquellos”, pensara Lula da Silva en su prisión brasileña de estos días…

Leer más: Lula en la picota // Por: Fernando Luis Egaña

Más artículos...

Chip a Cookie