20
Sáb, Oct

El plebiscito o la consulta popular, ha confirmado lo que se sabía desde las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, lo que reflejan todas las encuestas respetables en Venezuela (que las hay), y lo que representa más de 100 días de protestas sociales en todo el país: en pocas palabras, que la abrumadora mayoría de los venezolanos rechaza a la hegemonía roja que encabezan Maduro y los suyos; lo que dicho de otra manera significa que el conjunto del país aspira un cambio de fondo, efectivo, real, verdadero, que abra una nueva etapa hacia la reconstrucción de Venezuela.

Leer más: Una “revolución” sin pueblo // Por: Fernando Luis Egaña

No creo que sea difícil de entender. Con la hegemonía encarnada en Maduro no hay ninguna posibilidad de cambio efectivo. Ninguna. Todo sería para peor y mucho peor. En lo político, en lo económico y en lo social. El país necesita que se abra una nueva etapa, o una transición hacia la democracia, con apoyo de variados sectores, incluyendo el militar. Todo lo cual no sólo cabe perfectamente dentro de la Constitución formalmente vigente, sino que además es el camino efectivo para restablecer el orden constitucional.

Leer más: Sin remate no hay cambio // Por: Fernando Luis Egaña

No hace falta zumbarse de cabeza en un pantano para quedar empantanado. Basta llegar a la orilla del pantano y meter los pies, para ya empantanarse. Y de eso se trata la “constituyente de Maduro”. Es un pantano político del cual hay que alejarse completamente, porque se corre el riesgo de quedar atrapado en la ciénaga.

Leer más: Cuidado con el pantano // Por: Fernando Luis Egaña

Más artículos...

Chip a Cookie