Palante sí, patrás no // Por: Fernando Luis Egaña

Escrito por Fernando Luis Egaña el . Publicado en Opinion

Cuenta la leyenda que el presidente de Estados Unidos, Harry Truman, pedía a sus colaboradores más importantes que le consiguieran un economista “mocho” (one handed economist). Ante el asombro de los colaboradores, y cuando éstos le preguntaron el porqué de tan curiosa petición, Truman les explicaba, que cada vez que le planteaba algo a un economista de renombre, este le contestaba que “por una parte” (in the one hand), tal y tal cosa; pero que “por otra parte” (in the other hand), tal y cual otra… Con lo cual todo quedaba en nada y él, Truman, no recibía una asesoría efectiva.