25
Lun, Jun

Hoy después de mucho tiempo, pude conversar con mi hijo menor,  Rene que al igual que mi hijo Daniel, está lejos de su tierra tratando de labrarse un futuro el cual, por los momentos les está siendo negado por las circunstancias que nos ha tocado vivir a todos.

Los cubano-castristas, que son los que mandan a Maduro y los suyos, están haciendo un esfuerzo máximo para que éste no parezca estar lo solitario que está, sino más bien acompañado por amigos o aliados directos o indirectos. Estos últimos son lo que alegan enfrentarlo, pero jugando el juego de Maduro, lo cual, sin duda, ayuda al representante más visible de la hegemonía roja.

Más artículos...

Chip a Cookie