Cada vez son más las mujeres y hombres que buscan detener el envejecimiento facial, esto ha convertido la aplicación de la Toxina Botulínica tipo A en uno de los tratamientos estéticos más populares de los últimos tiemposi; ya que, si bien no es posible controlar este proceso natural, puede hacerse menos evidente en el rostro.

En el mes de abril se llevaron a cabo las V Jornadas de Dermatología Estética y Antienvejecimiento en el hotel Gran Meliá Caracas; en donde se discutió la importancia del análisis del rostro del paciente al aplicar BOTOX® (Onabotulinumtoxin A), puesto que los factores que intervienen en el deterioro de la piel varían de una persona a otra.

El doctor Javier Ruiz, director médico de la Clínica Dermédica especializada en diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la piel en México, señaló la relevancia de conocer la fisionomía del paciente: “Las personas van cambiando las características de la piel y los músculos con el paso del tiempo, como médicos debemos estudiar los casos individualmente, puesto que cada paciente cuenta con particularidades en su proceso de envejecimiento gracias a características hormonales, genéticas y el medio ambiente en el que se desenvuelve. He allí la importancia de que la evaluación sea realizada por un especialista”.

La dosis de aplicación varía de acuerdo a la persona, si esta presenta unos surcos muy pronunciados, las cantidades del producto a utilizar serán mayores que en una que tenga una pequeña arruga que apenas esté apareciendo en el rostro.

Ruiz recomienda aplicarse la toxina botulínica tipo A cuando se empiecen a manifestar las líneas de expresión estando en estado de reposo; esto va a depender de las características propias del individuo, puesto que en algunos este proceso puede ocurrir más rápido que en otros debido a la cantidad de movimientos realizados con la musculatura facial. Asimismo, recalcó que mientras mayor sea el tiempo transcurrido para realizar la primera aplicación de BOTOX® (Onabotulinumtoxin A), menor será su efectividad ya que la piel va perdiendo su elasticidad, en consecuencia la respuesta al tratamiento no es tan eficaz.

Para finalizar, el especialista afirmó que es muy importante utilizar productos avalados por la FDA y la EMEA cuya efectividad está comprobada y cuentan con una gran cantidad de estudios científicos que proporcionan seguridad"