El embarazo es considerado un estado de alto riesgo metabólico, durante el cual se incrementa el riesgo de presentar resistencia a la insulina. Cuando el organismo es incapaz de controlar el nivel de azúcar en la sangre y evitar incrementos drásticos, puede provocarse la diabetes gestacional, una complicación que amerita atención médica especializada.


La médico internista, especialista en endocrinología y enfermedades metabólicas, Liliana Fung, explicó que la diabetes gestacional es la complicación metabólica más frecuente durante el embarazo. Se define como cualquier grado de intolerancia a la glucosa que se inicia o se reconoce por primera vez durante la gestación.  Se estima que 90% de las embarazadas con diabetes tienen esta variación de la patología, mientras que solo el 10% restante fueron previamente diagnosticados con el tipo 1 o 2 de la enfermedad.

Conociendo sus factores de riesgo
La doctora Liliana Fung, comentó que existen múltiples factores que aumentan el riesgo de presentar diabetes durante el embarazo, destacándose: obesidad, sedentarismo, antecedentes familiares, mujeres con hijos que pesaron más de 4 kilogramos al nacer, hipertensión arterial, dislipidemia, síndrome de ovarios poliquísticos, resistencia a la insulina.

Es importante acotar que todas las pacientes con estos factores de riesgo se les debe descartar la diabetes en la primera visita prenatal,  si no hay criterios deben ser evaluadas nuevamente entre las 24 y 28 semanas de gestación. La patología puede provocar malformaciones congénitas, abortos, macrosomía, preeclampsia, hipoglucemia neonatal, hiperbilirrubinemia y problemas de aprendizaje.

La especialista en endocrinología y enfermedades metabólicas comentó que se debe realizar una evaluación estricta a los recién nacidos de madres diabéticas, ya que además de las complicaciones mencionadas anteriormente pueden presentar alteraciones cardíacas o respiratorias y bajos niveles de calcio. También es importante la educación de las mujeres diagnosticadas con diabetes antes del embarazo, ya que un buen control metabólico preconcepcional disminuye el  riesgo de complicaciones, tanto en la madre como en el feto.

Tratamiento para la diabetes gestacional
La especialista comentó que la insulina sigue siendo el tratamiento de elección y el único aprobado para todas las mujeres embarazadas con cualquier tipo de diabetes. También es de gran importancia el tratamiento nutricional y la actividad física. Se calcula  que entre 60% y 70% de las mujeres con la afección gestacional pueden controlar  su glicemia con dieta y ejercicios; mientras que el  resto debe iniciar medicación con insulina.

En la actualidad existe solo un análogo de insulina basal aprobado para el tratamiento de la diabetes gestacional, aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos y  el Instituto Nacional de Higiene de Venezuela, debido  que  brinda un perfil de glucosa de 24 horas más constante y tiene menor riesgo de hipoglucemia.