25
Lun, Jun

El 15 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Concientización del Linfoma

Salud y Vida

La sangre es una mezcla de plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, la cual realiza una serie de funciones mientras circula por el cuerpo, como distribuir oxígeno y nutrientes a los tejidos, transportar dióxido de carbono a los pulmones, movilizar hormonas para que distintas partes del cuerpo se comuniquen, y transportar elementos que combaten las infecciones.


Los linfocitos circulan por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo y permiten al organismo producir anticuerpos, defenderse de infecciones virales e incluso atacar células cancerosas.

Cuando ocurren trastornos hematológicos que provocan el crecimiento inadecuado y descontrolado de los linfocitos, éstos se depositan en los ganglios linfáticos y reemplazan el tejido normal por células malignas.  Esta enfermedad es conocida como linfoma.

La Dra. Marisela Morales, hemato-oncólogo del Instituto de Hematología y Oncología de la Universidad Central de Venezuela, comentó que entre los factores que podrían predisponer la aparición del linfoma se encuentran: antecedentes familiares con enfermedades oncológicas, exposición a radiaciones o químicos de fumigación y padecer o haber padecido infecciones virales, como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), que generalmente se asocia a linfomas muy agresivos.

Existen dos grandes clasificaciones: el Linfoma de Hodgkin y el Linfoma no Hodgkin. El Linfoma de Hodgkin se desarrolla en los linfocitos B y es de mejor pronóstico. Se presenta en grupos etarios más jóvenes, casi siempre afecta ganglios, principalmente los de la línea media (submaxilares, cervicales y axilas) y pocas veces se ubica en otras partes del cuerpo.

El Linfoma no Hodgkin presenta cerca de 60 variaciones y puede derivar de los linfocitos B o T. Este tipo de linfoma puede ubicarse tanto en los ganglios que forman parte del sistema linfático, como en cualquier sistema u órgano del paciente (piel, hígado, cerebro, estómago, riñones, etcétera) e, incluso, en varios sitios al mismo tiempo.

Para conocer si se está en presencia de un Linfoma de Hodgkin o un Linfoma no Hodgkin es necesario que el patólogo determine cuál es la célula que está afectada.

Dependiendo del tipo de linfoma los síntomas pueden variar, pero para ambos casos generalmente son: fiebre vespertina, sudoración nocturna, pérdida de más del 10% del peso, crecimiento de los ganglios, anemia y alteraciones en los valores hematológicos.

El tratamiento para pacientes con linfomas suele ser combinado por lo que casi todos los pacientes reciben quimioterapia y radioterapia. Los especialistas también suelen administrar las terapias inteligentes, las cuales son una alternativa novedosa basada en medicamentos biotecnológicos y que ofrecen mejor calidad de vida a los pacientes.

“Los medicamentos biotecnológicos, también conocidos como anticuerpos monoclonales, inmunoterapias, terapias dirigidas o inteligentes, a diferencia de la quimioterapia, actúan selectivamente sobre las células tumorales, sin afectar las células buenas, lo que representa para los pacientes tratamientos más eficaces, menos invasivos y que reducen los efectos secundarios”, comentó la Dra. Morales.

La Dra. Morales indicó que, aunque no en todos los casos se logra, el linfoma es una enfermedad que puede curarse, por lo que animó a las personas que presentan esta patología, a agruparse en asociaciones de pacientes que brindan apoyo psicológico y emocional, en el tratamiento de la enfermedad.

Linfoma en cifras
Según la Asociación Venezolana de Amigos con Linfoma (AVAL), en Venezuela se estiman más de 720 casos anuales de ambos tipos de linfoma. En Suramérica, por cada 100.000 habitantes, siete padecen de linfoma No Hodgkin, mientras que entre tres y cuatro casos, de Linfoma Hodgkin. En el mundo, anualmente cerca de 350.000 personas son diagnosticadas con esta enfermedad.

Juntos por una mejor calidad de vida
AVAL es una organización sin fines de lucro, no gubernamental, que ayuda a pacientes afectados por esta enfermedad. AVAL forma parte de la red internacional Lymphoma Coalition, que opera en más de 22 países.

“Nuestra organización está enfocada en la divulgación de información sobre el linfoma; buscamos fomentar el fortalecimiento de las relaciones pacientes-familiares, y generar vínculos entre la asociación y las personas afectadas por el linfoma en el país”, comentó Alexis Pérez, presidente ejecutivo de AVAL.

En conmemoración al Día Mundial de la Concientización del Linfoma, AVAL busca sensibilizar a todos los actores relacionados con esta enfermedad, a fin de unir esfuerzos en una campaña que genere conciencia acerca de los síntomas, tratamiento e impacto de linfoma en la vida de miles de personas alrededor del mundo.

Chip a Cookie