El 10 de diciembre 1960 salió al mercado la primera harina precocida de maíz de Venezuela. Juan Lorenzo Mendoza Quintero y Carlos Roubicek, junto a algunos colaboradores de la época, comprendieron que los venezolanos estaban abandonando la tradición de elaborar su principal plato típico, la arepa, por lo largo y tedioso de su preparación.

El Banco Central de Venezuela puso números a la situación crítica del mercado venezolano en su más reciente -y sorpresiva- actualización de indicadores económicos. Según el ente emisor, las importaciones fueron de 2.947 millones de dólares en el primer trimestre de 2019, una contracción de 14,05% en comparación con el mismo lapso de 2018, cuando las compras externas se ubicaron en 3.429 millones de dólares, el mayor valor trimestral del año pasado.