Más de 3,7 millones de venezolanos han salido de su país por el deterioro de la situación económica y política. La Organización Internacional del Trabajo iniciará una serie de intervenciones urgentes para ayudar a los países latinoamericanos que les acogen.

La OIT pondrá en marcha planes de integración socio-económica en Colombia, Ecuador y Perú, tres de los países de la región que han recibido a más migrantes y refugiados venezolanos.

El programa, al que se han asignado 2 millones de dólares, ayudará a los venezolanos a crear perfiles de trabajo para facilitar su inclusión en el mercado laboral y apoyará la creación de empresas lideradas por migrantes y refugiados.

Además, se llevarán a cabo campañas de sensibilización para promover la participación justa de los venezolanos en el mercado laboral y asegurar que otros grupos de trabajadores locales no estén en desventaja.