Las ventas de mochilas antibalas en Estados Unidos se han disparado hasta en un 300 por ciento, según afirmaron mercantes de este tipo de productos pocos días después de las matanzas ocurridas en Texas y Ohio, en plena temporada de regreso a clases.

Joe Curran, fundador de la empresa Bullet Blocker, que elabora este tipo de productos escolares blindados, asegura que dichos artículos son unos de los favoritos de los clientes y su valor puede llegar hasta 490 dólares por pieza.

La mayoría de las mochilas son bultos ordinarios de marcas como JanSport o High Sierra que han sido blindados insertándoles en el interior una especie de armadura, según explicó el ex subalguacil a la cadena CNN. Curran fundó la empresa hace 12 años luego de que ocurriera una matanza en el campus de la Universidad de Virginia Tech que cobró la vida de 33 personas.

De acuerdo con expertos, las mochilas antibalas resisten hasta 5 tiros de pistola. La mayoría de las mochilas a prueba de balas para niños pueden soportar municiones de 9 milímetros y de 0.44 Magnum, pero no las de un rifle.

Según el empresario, quien también fabrica lonchas blindadas para niños de preescolar, desde los tiroteos de El Paso y Dayton las ventas se han disparado, informa la revista Peopleenespanol.com.

Por su parte, Steve Naremore, presidente de la compañía TuffyPacks, asegura que el 95 por ciento de sus clientes son padres y abuelos que buscan mochilas antibalas para sus familias. Nosotros siempre vemos un aumento en los días posteriores a tiroteos, declaró el hombre a la mencionada cadena asegurando que a raíz de las masacres del fin de semana pasado ha visto un incremento en las ventas de un 300 por ciento.

En opinión de sociólogos, el fenómeno actual es una réplica de lo ocurrido en diciembre del 2012 cuando un adolescente se adentró en la escuela de Sandy Hook, en Connecticut, para asesinar a 28 personas, la mayoría de ellos niños menores de 10 años.

Es un miedo particularmente potente entre los padres de niños pequeños y especialmente ahora, días después del inicio del año escolar. No es injustificado: una sondeo de CNN examinó 10 años de tiroteos en los campus K-12 y encontró dos verdades aleccionadoras: los tiroteos en las escuelas están aumentando y ningún tipo de comunidad se salva.

En lugar de dejar que sus hijos elijan una mochila de plástico cubierta con Hello Kitty o Spider-Man, algunos padres están comprando mochilas que funcionan como escudos en caso de que los niños se vean atrapados en un tiroteo.

Las empresas minoristas dijeron que las ventas de mochilas blindadas aumentaron durante la temporada de regreso a la escuela, y vieron un aumento significativo tras los tiroteos masivos. Estas mochilas a prueba de balas son las favoritas de los consumidores.