Siete millones de personas a nivel mundial recibieron tratamiento vital para la tuberculosis en 2018, un récord en gran parte debido a una mejor detección y diagnóstico informó la Organización Mundial de la Salud este jueves.

El último Informe Global de Tuberculosis asegura que en 2018 también se vio una reducción en el número de muertes por esta enfermedad con 1,5 millones, frente a 1,6 millones en 2017. Asimismo, el número de nuevos casos ha disminuido constantemente en los últimos años.

Sin embargo, la carga sigue siendo alta entre las poblaciones marginadas y de bajos ingresos: alrededor de 10 millones de personas desarrollaron tuberculosis el año pasado.

"Esto es una prueba de que podemos alcanzar objetivos globales si unimos fuerzas”, aseguró el director de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus, quien recordó que sin embargo unos 3 millones de personas con tuberculosis aún no reciben la atención que necesitan.