23
Sáb, Mar

Nicolas Maduro denunció que está en marcha un golpe de Estado

Nacionales

El Presidente Nicolás Maduro denunció que hay un golpe de Estado en marcha contra Venezuela, organizado desde el Gobierno de Estados Unidos, del cual existen pruebas fehacientes, reflejadas en documentos desclasificados, reseñados por el diario estadounidense Washington Post, que busca derrocar al Mandatario constitucional e imponer una dictadura en el país;  así lo dio a conocer, este miércoles, en rueda de prensa, trasmitida por Venezolana de Televisión.

A continuación, te presentamos las frases más contundentes del discurso del Presidente:

Hoy, están aplicando una formula mucho más agresiva y violenta, que deja de lado las normas de convivencia, está en marcha un golpe de Estado en Venezuela, ordenado desde Washington, a través del Cartel de Lima y el pueblo venezolano sabrá responder cualquier acción que se pretenda realizar.

La Revolución Bolivariana se ha venido preparando para derrotar cualquier quinta columna que se intente levantar contra Venezuela, una muestra es el decreto aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente, uno de los documentos más claros que se ha dado en la historia,.

No vamos a permitir ni un desliz, tenga el cargo que tenga, quien atente contra la institucionalidad venezolana se va a enfrentar con el poderío cívico-militar de la patria, de la Constitución.

Ojalá el Presidente Donald Trump rectificara en su política contra Venezuela y en los errores cometidos por la Administracion de Barack Obama contra el país, eso sería un milagro.

Trabajaré toda mi vida por una relación de diálogo y respeto con EEUU; pero en ese país, en la Casa Blanca, en el Pentágono, el Departamento de Estado, piensan que cuando yo hablo de esto, estoy quebrado.

No importa la mentalidad imperialista, seguiré hablando del diálogo, de la paz, porque creo en eso, serán derrotadas las vías violentas, impuestas por las élites, el complejo industrial, militar, financiero y mediático norteamericano, que determinan su política, llevan a la guerra, el odio, la violencia, la muerte, contra los pueblos, como ocurrió en Vietnam con Ho Chi Minh.

Nada es imposible, que cese el intervencionismo contra Venezuela y abramos la puerta a relaciones fructíferas, de diálogo y cooperación entre EEUU y Venezuela, ojalá al Presidente Trump se le abra el corazón.
La paz y la convivencia se logra con el respeto a la Constitución y a la soberanía nacional.

Venezuela tiene su fortaleza su capacidad democrática; si no, no estuviéramos aquí. Trataron de impedir por la vía de la violencia la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, con el chantaje, y con ella vino la paz, la defensa de los derechos del pueblo.

El Gobierno de EEUU financió a un puñado de militares para que hiciera un disturbio armado e impidiera las elecciones presidenciales; pero no conocen al pueblo venezolano, que impuso la constitucionalidad, allí están las pruebas en los documentos desclasificados de EEUU, reflejados en el Washington Post.

Caractericemos muy bien el momento porque el combustible que han metido es para desatar la irracionalidad.
El país tiene sus instrumentos para enfrentar la ilegalidad y el golpe de Estado, la Asamblea Nacional Constituyente, que dio una orden a los poderes públicos para castigar el apoyo al documento del Cartel de Lima, y el Gobierno Nacional, ha dado orden de investigar y castigar el delito de traición a la patria, porque es muy grave el texto del comunicado del Cartel de Lima, donde pretenden robarnos parte del mar jurisdiccional que le pertenece a Venezuela.

Es algo inaudito que los dirigentes de oposición participaran y conocieran la redacción de este documento, donde condenan incluso la acción de defensa de nuestro territorio de la Fuerza Armada Nacional, bajo el pretexto de que Venezuela ha violado los derechos soberanos de pueblos vecinos, cuando eso nunca ocurrió, pero la FANB va a continuar defendiendo los límites territoriales de Venezuela, la orden está dada.

Vamos a volver a triunfar, la paz, la constitucionalidad, vamos a despejar el camino hacia adelante, hacia el futuro, así se manejó América Latina hace 100 años o más.

El siglo XX fue de golpes de Estado, intervenciones militares contra los pueblos en América Latina y el Caribe, se creó una conciencia sobre el papel de EEUU para imponer dictaduras militares o falsas democracias civiles, que eran peores, incluso, que las dictaduras.

En 1908, convirtieron a Venezuela en una neocolonia petrolera, dieron el golpe de Estado a Cipriano Castro, dividieron a América Latina en pedazos, parcelas.

Se logró una gran conciencia, un nuevo liderazgo en la región, con el Comandante Hugo Chávez, Néstor Kichner, Cristina Fernández, Daniel Ortega, Lula Da Silva, Sánchez Seren, Evo Morales, Rafael Correa; pudimos avanzar en una nueva construcción de América Latina, basada en el respeto, en la unión, en una nueva hermandad, la Celac, Unasur, un nuevo movimiento de organización de América Latina y el Caribe, lo vivimos en este siglo XXI, fuimos protagonistas de estos hechos únicos, históricos.

Nadie pensó que el gobierno de Obama estuviera detrás del golpe de Estado en Honduras, después surgieron las evidencias, los documentos y la confesión de Hilary Clinton en un libro donde detalló que ella personalmente dirigió el golpe del Estado del 28 de junio de 2009, contra Manuel Zelaya.

El papel preponderante de la visión monroista de EEUU, que considera a América Latina y el Caribe su patio trasero, la élite imperialista que gobierna ese país, desde hace 200 años, solo espera de nosotros obediencia, nos ven como nuevos esclavos y consideran que las riquezas naturales de nuestros países les pertenece bajo la visión de “América para los americanos”.

Ha sido una lucha para conquistar nuestro propio destino y labrar el camino de nuestra libertad con una conciencia antiimperialista, antiintervencionista; hoy esa conciencia no está tan viva, producto de que en este siglo, el imperio maquilló los pasos que dio contra los pueblos, quieren dominar al pueblo, someterlo, imponer un títere y convocar a la Organización de Estados Americanos.

Decidir la intervención militar de Venezuela con una junta militar, no pueden hacerlo, por eso, todo lo manejan a través de una presión brutal, como lo han hecho hasta ahora.

Venezuela es centro del acontecer noticioso en el mundo, han convertido una toma de posesión normal, democrática en una guerra mundial, sin parangón, se han desatado las fuerzas extremistas contra el país, con el objetivo de desestabilizarlo, llenarlo de violencia, confusión, caos, para ponerle la mano a las riquezas de Venezuela y torcerle el rumbo a la nación.

El autodenominado Grupo de Lima salió temprano, no permitió que evolucionara el escenario político interno, se pronuncio con un comunicado, una orden escrita de EEUU a estos insolentes gobiernos, para ser cumplida por la oposición venezolana, algo como esto que se le está haciendo a Venezuela no se conoce en el mundo.

El Cartel de Lima viola las normas y documentos internacionales con un conjunto de puntos detestables, adelantados incluso a la oposición venezolana, quien no tiene margen de maniobra para buscar una respuesta política, en el margen nacional, según la orden que se ha dado desde Washington, que es derrocar a Nicolás Maduro, sea por la vía que sea.

El Cartel de Lima se comió la luz roja y hoy se entregó a todos los gobiernos de ese grupo una comunicación donde le exigimos a los países integrantes que se retracten y rectifiquen su política intervencionista y grosera, o Venezuela ejercerá las medidas diplomáticas más contundentes sobre este hecho inédito.

El pasado 4 de enero, el Cartel de Lima emitió una declaración que rompe la tolerancia y los límites del aguante del Gobierno Bolivariano, que representa la dignidad de un país entero, al solicitar que Venezuela entregue sus espacios marítimos del Esequibo al Gobierno de Guyana, es inaceptable el párrafo 9, donde se pretende modificar los límites marítimos de Venezuela y posesionarse de los recursos naturales del país, no lo vamos a permitir bajo ninguna circunstancia.

Estamos plantados en la defensa de la paz y la Constitución, y la Revolución Bolivariana tiene el poder, la legitimidad, la fuerza social y política para defender la institucionalidad de nuestro país.

Venezuela está sólida en su posición política, en sus alianzas profundas y cuenta con el apoyo de líderes del mundo que están conscientes de lo que se le está haciendo al país, y nos están dando mucho apoyo a todo nivel, porque saben que en Venezuela, se está dando una batalla por el futuro del mundo.

En Venezuela, hay una democracia impecable, protagónica, popular, de pleno respeto a las garantías constitucionales, con una Constitución elaborada por el pueblo, que ha hecho 25 elecciones en 19 años y la Revolución ha ganado 23 de esos comicios, tenemos una legitimidad que nos ha dado el pueblo.

Fui electo con el 64.7% de los votos, a pesar de una campaña que llamaba al miedo y a desconocer el sistema electoral. Trump fue elegido con 27.3% de los votos; en Argentina, Mauricio Macri fue elegido con 26.8%.

Venezuela ha sido, con el Comandante Chávez, refundadora de la democracia y va seguir siendo una democracia constitucional legítima, del pueblo y en paz.

Chip a Cookie