Como inicio de su campaña nacional “Juntos contra la tortura” activistas de derechos humanos y familiares de los presos políticos, se apostaron a las afueras del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Caracas, en rechazo a la persecución, desaparición forzosa, criminalización de la protesta y las violaciones sistemáticas del régimen a los derechos humanos de los venezolanos.

La abogada, Ana Leonor Acosta, vocera de la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia explicó que, las ONG venezolanas: Justicia Venezolana, Acción por la Libertad y algunos movimientos políticos y parlamentarios  recordaron que ya son 10 años de constantes denuncias contra las violaciones de los derechos humanos a manos de la dictadura y aseveró que, desde hace dos años,  se han hecho más reiteradas las agresiones por parte de los funcionarios del régimen de Nicolás Maduro contra quienes piensan distinto.

La activista de DDHH, mencionó que las organizaciones se encuentran unidas haciendo frente al horror que se ha venido sembrado en Venezuela, por lo que informó que se mantendrán desplegados a lo largo y ancho de todo el país a través de cabildos abiertos y conversatorios en donde se juramentarán redes de defensores contra la tortura.

Por su parte, el abogado, Alonso Medina Roa, exhortó a la sociedad venezolana a que entienda y asuma la tortura como una bandera del régimen de Nicolás Maduro, cuyos funcionarios la han institucionalizado y la utilizan para perseguir a los defensores de la democracia.

Además recordó, los casos de los presos y torturados militares por el régimen, entre quienes destacó al General Raúl Isaías Baduel, el Capitán Rafael Acosta Arévalo, el Mayor General Rodríguez Torres y  demás presos políticos del régimen. “Es momento de que esta sociedad asuma el tema de los DDHH como una insignia ciudadana, entendiendo que esta situación debe generar la unificación de los venezolanos”.

Finalmente, la diputada Yajaira Castro de Forero, miembro de la Comisión de Política Interior, explicó que se han venido denunciando desde el año 2004 los tratos crueles e inhumanos, como las violaciones sistemáticas de los DDHH contra el pueblo de Venezuela por parte de la dictadura. Además refirió que el informe de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michell Bachelet podrá ser tomada como evidencia contundente que ratifica la situación grave y sistemática de violaciones de los DDHH. “El mundo ya no puede decir que sólo los venezolanos somos los únicos denunciando estas situaciones”.