Adán Celis, presidente de Conindustria, aseguró que la prórroga del decreto que permite importar productos terminados sin pagar aranceles afecta a la industria venezolana, lo que generará mayores índices de pobreza.

«La realidad es que la importación libre de producto terminado pone en juego el sustento de más de 300.000 hogares que dependen de la industria manufacturera», afirmó a través de su cuenta de twitter.

Celis catalogó al decreto que exonera el pago de aranceles a la importación como «el modelo económico Nutella», y reiteró que este incidirá en un incremento sustancial de la miseria y la pobreza.

«El modelo Nutella que se está aplicando solo está creando más diferencias sociales entre un reducido grupo de la población que tiene acceso a divisas y la gran mayoría que no lo tiene. Estos últimos ven deteriorarse cada día más su condición económica», expresó el directivo de Conindustria.

Celis aclaró que los industriales venezolanos no temen a la competencia, pero rechazó que la importación de bienes terminados incline la balanza de competitividad de forma desigual.

«Los países prósperos son los que logran desarrollar políticas económicas serías y perdurables en el tiempo. Estas deben estar dirigidas a dinamizar todos los sectores económicos y con ello la creación empleos», indicó el representante de los industriales venezolanos.