El coordinador político regional de Voluntad Popular, Ángel Machado, indicó este domingo que la escasez de combustible en el Zulia está llegando a niveles críticos.

Asimismo, denunció que en la región ya comienza a verse la venta de gasolina colombiana que ingresa de forma irregular por la frontera.

“En las calles de Maracaibo ya se está observando la venta de combustible verde, esta gasolina es de ese color porque es gasolina sin plomo que están trayendo de las estaciones de servicio de Colombia y quienes viven del mercado negro de combustible expenden el litro en tres dólares, lo que equivale a más de un sueldo mínimo. Por 20 litros de combustible pueden cobrar hasta 60 dólares”, aseguró.

Machado señaló que cada día es más difícil para los zulianos surtir sus vehículos, debido a que desde que inició la cuarentena preventiva y social todas las estaciones de servicio fueron cerradas.

“En las pocas estaciones que funcionan es común observar a los funcionarios de distintos cuerpos de seguridad enfrentándose por tener el control del poco combustible que ha llegado a esas estaciones. En el Zulia las medidas de cuarentena son tan rígidas para evitar que la población note que el estado sin gasolina. Estos señores, los que usurpan el poder regional, se comprometieron a surtir de combustible a los doctores o trasladarlos hasta los centros de salud y la verdad es que los médicos se tienen que trasladar con recursos propios, porque no hay traslado y mucho menos gasolina para sus vehículos”, dijo.

En su pronunciamiento, el dirigente de la tolda naranja aseveró que la escasez de combustible ya dejó de ser un problema que solo se presentaba en Táchira y Zulia, a su juicio ya es un problema de carácter nacional porque ya empieza a escasear la gasolina en el centro del país.

“En Venezuela no hay ni habrá gasolina, porque el país depende de los mercados mundiales y estos están paralizados por el coronavirus, sin contar que muchos países no quieren hacer negocios con violadores de Derechos Humanos. Nos quedamos sin gasolina porque Nicolás Maduro y la revolución bolivariana en 20 años destruyeron la industria petrolera. En otrora Venezuela tenía la capacidad de procesar un millón 300 mil barriles diarios y hoy PDVSA solo puede procesar 30 mil barriles que no alcanzan ni para surtir Caracas, porque en un promedio diario en la capital del país se consumen 35 mil barriles”, explicó.