20
Jue, Sep

Conozca los aspectos más resaltantes de los tratamientos con células madre

Salud y Vida

Las células madre tienen la capacidad de reproducirse y transformarse en cualquiera de los 220 tipos de células que existen en el organismo, cada una posee una función específica dentro de un tejido, pueden ser de origen mesenquimal o hematopoyético; las primeras pueden ser utilizadas para regenerar los huesos, músculos, tejidos, entre otros,  las segundas pueden ser aprovechadas en trasplantes de médula ósea y otros trastornos sanguíneos. 


El cordón umbilical, considerado un desecho después del parto, es una fuente rica en células madre. Se ha comprobado científicamente que estas se pueden utilizar exitosamente para el tratamiento de un gran número de enfermedades hematológicas. De ahí nace la importancia de preservarlo después del nacimiento del bebe, en caso de que se tenga que recurrir a una terapia de este tipo para tratar alguna afección.

Actualmente, existen muchos mitos alrededor de estas células, en su obtención y almacenamiento. Es importante resaltar que a pesar de lo que muchos opinan, su recolección es un proceso indoloro tanto para el bebé como para la madre,  la Dra. Adriana López, PhD en Ciencias de la Vida y de la Salud y especialista en Biología Celular,  comentó que “este procedimiento, además de ser sencillo, carece de riesgos tanto para el niño como para su progenitora”.

Cuando se utilizan células de un donante extraño, deben ser sometidas a distintas pruebas para determinar la compatibilidad con el organismo del receptor, en estos casos las probabilidades de que coincidan son mucho menores contrariamente a las provenientes de de un familiar directo, lo ideal es contar con las propias del paciente ya que de esta manera se reduce la incidencia de enfermedades o de rechazo. 

Según la Dra. López “hasta la fecha se han descrito varios casos de trasplantes de sangre de cordón umbilical autólogas, es decir, propias de un individuo, para tratar a pacientes que padecían aplasia medular, leucemia, neuroblastoma y diabetes tipo I”. Por otra parte, en la actualidad se están realizando gran cantidad de investigaciones con este tipo de células en el área de la medicina regenerativa, que de resultar positivas en un futuro cercano pudieran utilizarse para renovar la médula espinal, los vasos sanguíneos, el tejido cardiaco, entre otros.

Alrededor del mundo existen más de 40 bancos públicos y privados de cordón umbilical. En los primeros, el material donado está disponible para cualquier persona que lo necesite, es decir, si un individuo almacena allí sus células, estas podrán ser utilizadas por alguien más sin la necesidad de una autorización previa.

En el caso de los bancos privados, el almacenamiento es para el uso exclusivo de la persona que está contratando el servicio y para su familia. La muestra es tomada al momento del nacimiento, luego es enviada al laboratorio para su análisis, en donde se procede a separar las células madre por medio de un proceso de centrifugacion que divide el plasma, las células rojas y las células nucleadas.

El ejemplar es separado en pequeñas partes para asegurar su utilización en diferentes estudios que puedan necesitarse. López explicó que “Las células madre de cordón umbilical deben ser conservadas a temperaturas criogénicas entre -165 y  - 195 °C”.

Para finalizar, destacó que estas células son tratamiento de primera línea para gran número de patologías hematológicas, y que en estudios experimentales han mejorado la condición de pacientes con diabetes, Parkinson o parálisis cerebral; y que en un futuro próximo pudiera significar un gran avance para regenerar algunos órganos del cuerpo que hayan sufrido algún daño o padecimiento.

Fuentes consultadas:
Material suministrado por la Dra. Adriana López, PhD Cs de la Vida y de la Salud.


Chip a Cookie