23
Sáb, Mar

Venezuela acusa a la OEA de cometer una insensatez jurídica con su resolución

Politica

Para Samuel Moncada, representante alterno de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA),  señaló que “la resolución presentada aquí (OEA) cometió una insensatez jurídica”.

Agregó que “es un abuso de poder, un crimen de agresión y es un golpe de Estado. Todo con el propósito de promover el caos  y una intervención militar extranjera, que no solo destruiría la paz de Venezuela sino la de toda la región”.

Con la citada resolución pretenden desconocer la legitimidad del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, electo el 20 de mayo con más del 67 % de los votos.

Moncada calificó de peligrosa la aprobación de esta decisión.

“Está estableciendo un precedente extremadamente peligroso (la resolución de OEA)”, dijo.

Además fustigó que el documento “pretende sin tener capacidad para ello determinar quién es el Gobernante Legítimo de su país”.

El representante alterno de Venezuela en la OEA expresó que “esa resolución es un plan criminal, que  trae dolor y vergüenza para satisfacer la codicia de unos pocos”.

Uso de conceptos jurídicos
Moncada argumentó que la OEA interpretó a su antojo (las leyes internacionales) para tomar decisiones contrarias a la soberanía venezolana.

El diplomático venezolano definió la palabra Legitimidad como “la aceptación voluntaria de la autoridad sin la amenaza del uso de la fuerza”.

Complementó que en el caso de los países “la fuente de la legitimidad se encuentra en la ciudadanía que está bajo las órdenes del gobierno dentro de ese  país (cualquiera sea el caso) y nunca en un territorio extranjero”.

Por otra parte, alegó que “en las democracias el pueblo es soberano, y los gobernantes solo tienen el Poder que sus pueblos les entregan. La soberanía popular consiste en que el Poder reside en el pueblo y este se lo entrega voluntariamente a los gobernantes a través del voto”.

OEA es usurpadora
Por ello negó la posibilidad de que un Estado Soberano (caso de Venezuela) pueda aceptar que su legitimidad sea determinada por otros Estados que no tienen ninguna autoridad sobre sus asuntos internos.

Para Moncada jurídicamente “todos los Estados son iguales y la legitimidad de sus gobernantes son determinadas únicamente por los nacionales del país en cuestión”.

Acusó a la OEA de “usurpadora, por pretender atribuirse funciones que jurídicamente es imposible, excediéndose en sus atribuciones incurrió en un abuso de poder, violando leyes internacionales”.

Chip a Cookie