Luego de la exitosa agenda desarrollada en Nueva York con motivo de la 74ta. Asamblea General de Naciones Unidas, Carlos Vecchio, embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante los Estados Unidos, participó junto a la diáspora venezolana en Florida en un encuentro donde autoridades del Congreso de los Estados Unidos, encabezadas por la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, expresaron su compromiso para poner fin a la dictadura criminal de Nicolás Maduro y detener el sufrimiento del pueblo venezolano.

Ante la Presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, así como las representantes por el estado de la Florida Debbie Wasserman Schultz, Debbie Mucarsel-Powell y Donna Shalala, y el representante por New Jersey y alto miembro del comité de asuntos exteriores del Congreso, Albio Sires, el embajador Vecchio insistió en la necesidad de maximizar la presión contra el régimen de Maduro.

“No estamos enfrentado a una dictadura clásica, estamos enfrentando a una banda criminal con peligrosos vínculos con el narcoterrorismo internacional. Esto es una grave amenaza a la paz, la seguridad y la estabilidad de la región que debemos detener, y si queremos detener también el sufrimiento de millones de venezolanos, entonces tenemos que poner fin al régimen, Maduro debe salir”, dijo Vecchio.

El embajador también habló de la necesidad de incrementar la presión sobre quienes han sido los aliados internacionales de Maduro. “Con el apoyo de la administración del Presidente Donald Trump y del Congreso de los Estados Unidos, podemos detener la injerencia del régimen cubano y de Rusia en Venezuela, eso está obstaculizando el cambio que quieren millones de venezolanos y sobre ello debe actuar la comunidad internacional”.

Vecchio estuvo acompañado por el Ministro Consejero Gustavo Marcano y el Comisionado de Seguridad e Inteligencia, Iván Simonovis. Destacó la importancia de que la causa humanitaria y de libertad del pueblo venezolano cuente con apoyo de todas las instancias de los Estados Unidos y sea bipartidista.

“Desde el gobierno del Presidente Interino Juan Guaidó hemos contado con el contundente y sólido respaldo de la administración del Presidente Donald Trump y del Congreso de los Estados Unidos para maximizar la presión que permita lograr la salida de la dictadura criminal de Nicolás Maduro de Venezuela. Tan solo la semana pasada en UNGA vimos este apoyo a todo nivel con nuevas sanciones y medidas de la administración de EEUU contra el régimen y quienes le apoyan, así como con nuevos mecanismos y recursos de ayuda humanitaria aprobados por el Congreso y canalizados por la administración para fortalecer nuestra lucha democrática y aliviar el sufrimiento de nuestro pueblo. Desde el día uno de gestión hemos estado avocados a sumar el apoyo bipartidista para lograr la libertad de nuestra Venezuela, para detener el sufrimiento e nuestro pueblo y para detener la amenaza de las dictaduras en américa latina, así lo seguiremos haciendo hasta conquistar la libertad. Viva Venezuela Libre”.

Todos los representantes presentes se comprometieron a seguir incrementando la presión y a garantizar los mecanismos de protección de los ciudadanos venezolanos en Estados Unidos, para brindarles tranquilidad migratoria mientras cesa la usurpación en Venezuela. “Maduro debe salir, Venezuela estamos unidos con ustedes en esta lucha”, dijo la Presidenta Pelosi.

Posteriormente, el embajador Vecchio acompañará al representante republicano Mario Diaz-Balart, uno de los aliados más firmes de la causa humanitaria y de libertad de Venezuela, en la celebración del mes de la Herencia Hispánica para destacar el valor de la comunidad venezolana que se ha establecido en los Estados Unidos como consecuencia de la terrible crisis humanitaria, social, económica y política, generada por el régimen criminal de Nicolás Maduro.