Francisco Mata, el cantor de Margarita…

Escrito por Redacción el . Publicado en Sucre

El “Cantor de Margarita”, Francisco Mata, nació el 24 de julio de 1932 en la Isla de Margarita. A través de sus 32 discos es uno de los principales propulsores del galerón. En su juventud se dedicó a la pesca, y amenizaba sus faenas entonando décimas. Sus amigos se dieron cuenta su talento y lo impulsaron a continuar. En los 60 participó como guitarrista en el conjunto “Guaiquerí” dirigido por Valentín Carucí. En su haber tiene unas 300 piezas entre las que se destacan “Amigo turista” y “Las Tetas de María Guevara”. Su trabajo le ha valido reconocimientos como el premio Gloria del Folclor Nacional y haber sido designado Patrimonio Cultural Viviente del estado Nueva Esparta.

Amante de la Isla de Margarita; fiel representante del talento oriental; poseedor de una voz cálida de la cual emana un sentimiento casi nostálgico; incansable trabajador por la música folklórica; hacedor de arte... son sólo algunos de los atributos del maestro Francisco Mata. Quienes lo conocen, seguramente encontrarán en él éstas y otras tantas cualidades que le han hecho merecedor del aprecio de su gente.

Además de su talento artístico, el respeto y la admiración conseguidos en todo el país, tras 40 años de trayectoria profesional, favorecieron su designación como Gloria del Folklore Nacional y Patrimonio Cultural Viviente del Estado Nueva Esparta. Tal como él mismo lo señala "luego de tantos años en este ambiente, tengo un país que me quiere y me aclama".

Según recuerda, sus inicios en el mundo musical se dan en esas noches de pesca, cuando, adentrándose en el mar, se distraía interpretando extractos de algunas canciones aprendidas gracias a su padre, Alejandro Marcano Gómez.

"Mientras hacía guardia, cantaba y cantaba y mis amigos me decían: Francisco, tú tienes la voz de los ángeles que nos despierta en la madrugada".

"Pero un día, siendo un adolescente, cambié la pesca por una guitarra y me puse a hacer actuaciones por allí. Hasta ese momento no había compuesto nada. Pasaron unos años y me casé; fue entonces cuando escribí mi primera obra llamada Gloria, un valse con el cual honraba a mi esposa", destacó.

¿Cuándo se dan sus inicios formales en la música?
F.M.- Aún cuando desde los 7 años cantaba en mis horas de pesca, no es sino hasta los 13 años cuando hago mi debut como profesional en una presentación que hice en la Sociedad Benefactora de Juangriego. Sin embargo, lo más destacado de mis inicios y lo que contribuyó a mi consolidación como cantante fue mi incorporación al Conjunto Guaiquerí en 1960. Junto a los hermanos Rodríguez, José Manuel Marcano y Augusto Ramos, y bajo la dirección de Valentín Carucí, me decidí rescatar nuestra música folklórica y llevarla al acetato.

Su paso por esta agrupación le permitió grabar 2 LP con el sello Discomoda y crear el ritmo Motivo Guaiquerí, que, según lo define, "es una mezcla con el merengue que se distingue por la forma de tocar el cuatro".

En su hablar deja entrever su amor por el canto. Pero, ¿qué pasa con su condición de autor?
F. M.- Déjame aclararte algo: yo soy muy poco autor; soy más compositor. De hecho, desde que se disolvió el Conjunto Guaiquerí, por allá por 1967, me dediqué a ponerle música a las letras de los autores de la zona que así me lo pedían. Pero no por ello puedo decir que no existan, en el folklore margariteño, temas de mi inspiración. Mi sensibilidad musical me ha permitido componer unas 300 piezas, en su mayoría interpretadas y popularizadas por mí.

En medio de su humildad, Francisco Mata aclara que todas sus obras fueron creadas con el mismo amor. Sin embargo, destaca particularmente Amigo turista y Las tetas de María Guevara como dos de las más aceptadas por el público.

"Para ser un buen compositor y lograr cosas importantes es necesario tener una personalidad definida, ser solidario y afectuoso con nuestros semejantes y, por encima de todo, enaltecer la grandeza de aquel que nos dio la existencia, Dios", reflexiona.

Francisco Mata, el folklorista
El Cantor de Margarita, como también se le conoce a Francisco Mata, es acucioso al condenar el abandono en el que está sumido el folklore. "Para mí -señala- los mejores cantantes del mundo son los que interpretan ópera y música folklórica por su sabiduría y manejo de la voz. Sin embargo, aquí en Venezuela somos muy sufridos y estamos olvidados por los gobiernos regionales".

Mata rechaza la idea que tienen muchos estudios de grabación y emisoras de radio sobre la música folklórica. "Según algunos de ellos, nuestra música es poco comercial y baja en raiting. Es por ello que nosotros, como cantantes y autores y amantes de esta tierra, debemos hacer respetar y resaltar los valores culturales nacionales por encima de los extranjeros".

A pesar de que esta realidad es común a toda la música venezolana, hay diferencias entre los ritmos de una región con los de otra que les ha permitido tener un poco más de éxito. ¿Por qué?
F.M.- La música folklórica venezolana es bellísima en todas sus expresiones. No obstante, un ritmo o un tema son exitosos cuando se evidencia la nobleza plasmada por el autor al momento de componer. Eso le garantiza la aceptación y el aplauso del público y, por ende, el éxito.

Con 28 LP a lo largo de su carrera, Francisco Mata no descansa en su afán por rescatar la música venezolana. Para el 2002, se prepara para regrabar algunas de sus obras, que tuvieran por ritmo el Motivo Guaiquerí, con nuevos arreglos y nuevos instrumentos. "Entretanto, seguiré encontrando en las mujeres, el mar, el cielo y las estrellas de Margarita mi fuente de inspiración", indicó.